Archivo

Archivo para Septiembre, 2009

Reportaje | ¿Cómo optimizar los sistemas industriales de aire comprimido?

Viernes, 25 de Septiembre de 2009 Comments off

Recientemente, el Prof. Roberto Urriza Macagno, Director Técnico de Editores, se entrevistó con el Ing. Héctor Torgovnick, Director Comercial de Ayrful, Administración y Auditoría del Aire Comprimido. En esta nota, el ingeniero brinda todo su conocimiento acerca de las falencias de las industrias que utilizan aire comprimido, y explica claramente cómo lograr convertir una situación de pérdida en provechosa.

Prof. Roberto Urriza Macagno: ¿Cuál es su opinión con respecto a las tendencias actuales que consideran el aire comprimido en forma general como un costo de producción?
Ing. Héctor Torgovnick: Partimos de la base de que no es gratis, y su generación requiere una gran cantidad de energía. En muchas plantas industriales, los compresores consumen mayor electricidad que cualquier otro tipo de equipos. Las ineficiencias en el sistema de aire comprimido pueden, por lo tanto, ser muy importantes.

Prof. R.U.M.: ¿Cómo serían los ahorros debido a las mejoras en el sistema y cómo llegaríamos a un adecuado gerenciamiento del sistema del aire comprimido?
Ing. H.T.: El ahorro puede llegar del 20 al 50 por ciento o más del consumo eléctrico. Un adecuado gerenciamiento puede, en primer lugar, ahorrar energía. Por otra parte, tenemos que considerar también el hecho de que lleva a la reducción de los compresores en servicio, minimiza el mantenimiento en cuanto a costos y tiempos, disminuye el tiempo de equipos fuera de servicio, incrementa la producción, y mejora la calidad de los productos producidos.

Prof. R.U.M.: ¿Cómo sería el sistema para mejorar el desempeño?
Ing. H.T.: Con respecto a provisión, compresores y tratamiento de aire: de una adecuada provisión, resultará un aire seco, limpio y estable, que esté siendo entregado a la presión adecuada y con un costo efectivo.
En cuanto a la demanda, la solución sería la fórmula distribución + almacenamiento + equipamientos de consumo; sumada a un correcto manejo por el lado de la demanda. Esto minimizará las pérdidas de aire, y hará que sea utilizado en aplicaciones apropiadas.

Prof. R.U.M.: Sabemos que las fugas son el desperdicio más grande en aire comprimido, ¿cuál sería su recomendación al respecto?
Ing. H.T.: El caudal total que generan los compresores es una generación de la demanda de los equipos más las fugas. Los flujos de aire comprimido son la mayor y más importante fuente de desperdicio de energía en la mayoría de los sistemas, las que causan importantes caídas de presión que producen ineficiencias en el funcionamiento de las máquinas y las herramientas. Como consecuencia, se ve afectada la producción, forzando a los compresores a trabajar más continuamente, lo que provoca mayores desgastes y, en definitiva, mayores costos.

Para compensar estas pérdidas, normalmente se induce a un aumento en la presión del sistema. Las pérdidas más comunes son en cuplas, conexiones y mangueras; reguladores de presión; purgas de condensado -abiertas, deterioradas-; válvulas de cierre abiertas; y productos de baja calidad, entre otros.
A manera de ejemplo, podemos mencionar una tabla que indica los costos anuales según el tramaño de fuga, para 6500 horas por año, con un valor de energía de 0,15 pesos por Kwh:

Costo de Fuga

Prof. R.U.M.: Es bien sabido que la presión también es algo que afecta el empleo y, por supuesto, esto aumenta los costos de operación, ¿qué nos puede decir al respecto?
Ing. H.T.: Las elevadas presiones de operación afectan las utilizaciones, potencian las fugas e incrementan los gastos. Esto ocasiona un aumento de la potencia consumida por el compresor, sin aumentar la eficiencia de produccción.
La demanda artificial está definida como el exceso de aire requerido por el sistema en aplicaciones no reguladas, debido a que el mismo está siendo operado a presiones superiores a los requerimientos reales de produccción.

Prof. R.U.M.: ¿En qué aplicaciones podríamos decir que están relacionados con el aire comprimido los desperdicios de energía?
Ing. H.T.: Los desperdicios de energía están directamente relacionados con el aire comprimido utilizado para procesos de refrigeración o enfriamiento, expulsión de piezas, soplado, y limpieza, entre otros.

Prof. R.U.M.: ¿Cómo realizan ustedes, desde Ayrful, las Auditorías de Aire Comprimido?
Ing. H.T.: Estas auditorías son mediciones y estudios desarrollados en todas las áreas del sistema. La meta es identificar economías en el racional uso del aire comprimido a través de mediciones de eficiencia de los compresores, detección de fugas, y evaluaciones de la calidad del aire y de cómo está siendo entregado al consumo, refiriéndonos a la presión y a su demanda. La auditoría también realiza recomendaciones para el mejoramiento en la eficiencia del sistema, y promueve una estrategia para la reducción de todos los costos de aire comprimido.

Prof. R.U.M.: Sabemos que es muy importante el mantenimiento preventivo, ¿cómo lo encaran los estudios que ustedes realizan?
Ing. H.T.: Hoy en día, el mantenimiento preventivo de las instalaciones requiere un profundo conocimiento de cómo está siendo utilizado el aire comprimido. Tener el control de lo que sucede en cada una de las etapas del sistema implica potenciar un ahorro adicional a los obtenidos en energía.
Una instalación inadecuadamente mantenida incrementará no sólo los tiempos de ocupación del personal de mantenimiento, con sus respectivos costos, sino también las reparaciones, lo que aumentará asimismo los gastos de repuestos. La meta será el logro de cero paradas, considerable disminución de piezas defectuosas y una mejora de la productividad.

Prof. R.U.M.: Por último, quisiéramos saber cuáles son los beneficios que se obtienen de esta mejora en la eficiencia del sistema.
Ing. H.T.: Teniendo en cuenta que el aire comprimido es una de las energías más costosas en las plantas industriales modernas, debemos considerar que el monitoreo de su sistema posibilita mejorar tanto la eficiencia de la instalación como así también disminuir en forma permanente los costos operativos.
La mayoría de los sistemas de aire comprimido en las plantas industriales presenta considerables oportunidades de ahorro con inversiones relativamente bajas. Una conveniente auditoría del sistema posibilitará una rápida amortización de la inversión y tornará el producto final en más competitivo